Edición impresa

OPINIÓN | Agricultura sin crédito

Martes, 22 Octubre 2019 - 9:36am
Pedro Piñate
 
“Ante la pérdida de valor del bolívar “Soberano”, en un nuevo escenario crediticio agrícola  los préstamos al sector requerirán ser en dólares (US$)”
 
La agricultura moderna es una actividad compleja que basada en la explotación sustentable de plantas y animales, requiere además de los recursos de tierra, trabajo y capital que  aportan los productores, del financiamiento crediticio bancario complementario a cada plan de inversión, a los fines de posibilitar la producción. Siendo la agricultura afectada por muchos factores fuera del control de los productores, tales como el clima, los costos, precios  y mercados cambiantes, las políticas agrícolas, económicas y comerciales, etc, globalmente se considera como una actividad riesgosa desde el punto de vista crediticio bancario. Ello obliga al cuidadoso análisis financiero de las explotaciones y de sus proyectos de inversión, como a su continuo seguimiento, tanto en protección de los productores inversionistas sujetos del crédito agrícola como de la banca financista. 
 
En la Venezuela actual, la hiperinflación y devaluación fuera de control, determinan que los precios de los agroinsumos y demás costos de la producción agropecuaria aumenten más rápidamente que los de los productos finales comprometiendo los ingresos de las explotaciones y con ello la capacidad de pago para honrar las obligaciones crediticias. Muy en especial de aquellas que a tasas de interés reales positivas pudiesen plantearse. Por otra parte los graves problemas de liquidez que enfrenta la banca niegan su capacidad de préstamos al sector agrícola aún siendo obligado el porcentaje de colocación. Como recién en agosto cuando seis de los 21 bancos no lograron alcanzar el 22% requerido, totalizando ese mes la Cartera Agrícola BsS 670.444 millones al crecer en los ocho meses del año, 16,8 veces desde los BsS 39.890 de diciembre 2018, sin resultados a la vista.
 
Ante la pérdida de valor del bolívar “Soberano”, en un nuevo escenario crediticio agrícola  los préstamos al sector requerirán ser en dólares (US$). Hasta entonces la agricultura venezolana será sin crédito con la excepción de aquellos del clientelismo del Estado de créditos otorgados a dedo y regalados a pérdida para la nación. Como el obligado reciente a la banca otorgar por BsS 228.439 millones a la empresa estatal Conglomerado Agrosur, S.A. Esto mientras muy serio se asevera que “la eficiencia y eficacia del crédito público agrícola es clave para el desarrollo agrícola”.