Edición impresa

¿Cómo se debe garantizar la calidad y fertilidad del semen?

Martes, 22 Octubre 2019 - 9:30am
En un sistema ganadero de cría, la fertilidad y calidad del semen es uno de los aspectos que más debe cuidar el productor. Conozca la forma cómo garantizar que esté se encuentre en óptimas condiciones ya sea por monta natural o por inseminación artificial.
 
En los programas de monta natural es fundamental evaluar ciertos aspectos para saber qué tan fértil es el animal, mientras que para los procesos de inseminación artificial hay que evaluar aspectos como la proveniencia del semen, para tener claro las condiciones en las que se obtuvo y lo eficaz que puede llegar a ser en la preñez de la vaca. 
 
CONtexto ganadero tuvo la oportunidad de hablar con un experto en reproducción animal, quien explica cómo se debe garantizar la calidad y fertilidad del semen bajo los lineamientos de monta natural e inseminación artificial.
 
Monta natural
 
Juan José Molina Echeverry, médico veterinario especialista en reproducción bovina, indica que “en Colombia lo que más existe es este proceso de monta natural con un 95 % de ganaderías de cría, por lo cual es fundamental que se hagan pruebas de fertilidad en los toros en los que se quiere implementar este proceso”.
 
En este caso, se debe tener en cuenta que esta se haga por lo menos una vez al año con la supervisión de un veterinario que conozca temas de andrología bajo ciertas condiciones como la prueba en la que se pueda ver que el toro tenga libido y que sea capaz de montar animales; además de un examen específico para el semen en el que se observe la cantidad, concentración, alteraciones morfológicas, para así saber la capacidad que tiene el toro de preñar.
 
Se debe mantener al macho en un estado sanitario excelente de tal manera que se encuentre libre de enfermedades, parásitos y con buena nutrición, para así comprobar que la capacidad de servicio del animal esté totalmente intacta.
 
En palabras de Molina Echeverry, “la cantidad de vacas que se ponen a trabajar con el toro es un punto importante. En este caso, un toro debe estar en excelente estado y con capacidad de preñar 2 o 3 vacas por 2 o 3 días, para que luego este animal descanse, es decir, que haya una relación de 25 hembras por toros”, explica Molina Echeverry.
 
La edad del toro juega un papel importante porque cuando un animal es joven, debe tener menor cantidad de vacas y su periodo de descanso debe ser mayor para que vaya tomando características de macho reproductor, mientras que un adulto no necesita de esto.
 
Según el experto, las razas criollas colombianas tienen una capacidad de servicio y reproducción mucho mayor que los animales cebuinos e incluso mezclas entre indicus y europeos.
 
Inseminación
 
Para verificar la calidad del semen cuando se hacen programas de inseminación, se deben tener en cuenta varios puntos importantes: 
 

En palabras de Molina Echeverry, “es necesario que el productor conozca cómo se compra o se obtiene el semen, pues existen casas de inseminación que lo producen de excelente calidad, es por esta razón que cuando se comercializa, se debe pensar que este se obtuvo de buenas formas. Además, existen otras posibilidades de obtención como la congelación de semen en fincas que termina siendo un poco más rudimentaria”.

Para el mantenimiento de este, debe cuidar que en las fincas que los termos estén con suficiente nitrógeno disponible, porque si este se baja mucho, el semen se empieza a afectar.

Según Molina Echeverry, “es clave que cuando se use el semen en la vaca, se tenga claro que esta entró en calor y que está fértil, pues de lo contrario le podemos echar la culpa de la no preñez al semen y resulta que no se tuvo en cuenta a la vaca y su manejo”.

Finalmente, para este experto lo más importante es que se use servicio técnico de alguien que conozca del tema, para que la persona sepa decir cuál toro está bien y cuál no, porque es fundamental saber las condiciones del animal. Además que en el caso de inseminación, debe haber un veterinario con capacidad técnica suficiente para manejar el programa y garantizar su funcionalidad.