Edición impresa

Las vacas con nombre propio ofrecen más leche

Miércoles, 6 Noviembre 2019 - 9:45am
José Manuel Vázquez, ganadero de la primera ganadería ecológica en España, contesta al estudio de la Universidad de Newcastle: “Tomo nota. Voy a pensar en nombres para mis 117 vacas”.
 
La Facultad de Agricultura, Alimentación y Desarrollo Rural de la Universidad de Newcastle acaba de publicar un informe que señala que llamar a las vacas por su nombre e interactuar con ellas de manera individualizada, y no como grupo, aumenta su producción de leche en 235 litros anuales. Además, fomenta un mejor comportamiento a la hora de ser ordeñadas y mejora su vínculo con el humano. 
 
A los consumidores les interesa cada vez más no sólo la calidad de la leche, sino también la calidad de vida de las vacas que la producen. Ahora, un nuevo estudio revela que ponerles nombre y tratarlas de forma personalizada aumenta su productividad, al tiempo que crean lazos emotivos con los ganaderos en las granjas ecológicas. Otro motivo más que confirma que la leche ecológica, máxima garante de bienestar animal, no sólo ofrece el mejor producto, sino también la mejor calidad de vida para sus vacas.
 
Leche eco, la única con sello europeo
 
No obstante, debido a la proliferación de leches que han surgido en el mercado hoy en día, resulta complejo saber qué marca aúna estos criterios de bienestar animal y ecología. Los envases no ayudan y las numerosas certificaciones privadas, que no oficiales, que los inundan confunden aún más al consumidor responsable.
 
Porque, aunque parezca que hay muchas certificaciones, lo cierto es que sólo hay una regulación europea oficial. Y sólo hay una leche que la posee por cumplir con todos los criterios establecidos de cuidado integral animal, sostenibilidad medioambiental, desarrollo ganadero y producto más saludable, es la leche ecológica.
 
Con más de veinte años de experiencia ofreciendo productos lácteos ecológicos, Puleva se erige como la única empresa española con regulación oficial del sector. Porque llevar la etiqueta “ecológica” conlleva unas exigencias muy altas que pocas industrias lecheras cumplen.
 
Ecología y bienestar animal van de la mano
 
La leche eco no es sólo la única que se encuentra regulada a nivel europeo y que posee el sello de agricultura ecológica de la UE. También es la única que garantiza que las vacas disfrutan de los más altos estándares de cuidado integral del animal, con un establo de 6m2, dos vacas por hectárea, para que puedan pastar tranquilamente, y a las que se les evita cualquier situación de estrés.
 
Las ganaderías eco mantienen una alimentación estricta para sus vacas, con pastos, forrajes y piensos de producción exclusivamente natural, que consumen en libertad. Y, por supuesto, libres de organismos genéticamente modificados, tal y como obliga la Unión Europea. 
 
Y es que se ha comprobado que la producción ecológica, más natural que la convencional, repercute en una mejor salud del animal, mejora la respuesta inmunitaria y, por lo tanto, las vacas apenas sufren menos enfermedades.
 
Para aquéllas que enferman, se obliga priorizar tratamientos alternativos antes que antibióticos. Y sólo cuando estos últimos han de ser suministrados a las vacas, serán apartadas de la producción por un período de tiempo muy superior, el doble que establece la ley para la leche convencional.
 
Leche con valor añadido
 
Las ganaderías lecheras suponen una alternativa de futuro para los ganaderos que observan una mejora en la rentabilidad de sus explotaciones y un crecimiento futuro.
 
El hecho de que utilicen razas autóctonas fomenta la biodiversidad local de la región aportando un gran valor añadido no sólo al producto, también al desarrollo en el ámbito rural y a la región con respecto a sostenibilidad.
 
Porque el proteger a los animales y al planeta es mucho más que anunciarlo en el envase, Las marcas de leche Ecológica son la alternativa más completa y sostenible de consumir leche. Un producto que no sólo aporta grandes ventajas al consumidor, también al entorno.