Edición impresa

Conozca un poco sobre la anestesia epidural en bovinos

Martes, 19 Noviembre 2019 - 9:52am
A la hora de realizar ciertos procedimientos quirúrgicos en bovinos se pueden utilizar drogas que logran una buena anestesia, que contribuyen a brindar un mejor manejo animal, y que permiten que la intervención se realice con éxito.
 
Ernesto González, médico veterinario, explicó que la anestesia epidural se utiliza en casos de intervenciones quirúrgicas dónde se requiera que el animal tenga una pérdida de sensibilidad y dolor con la ayuda de la anestesia para extraer tumores, tratar un parto distócico, traumas en el tren posterior, entre otros.
 
Indicó que existen dos tipos de anestesia epidural, una alta y una baja, que hacen referencia a la complejidad del procedimiento y al volumen de la dosis. 
 
La anestesia epidural baja
 
Es de uso local, la dosis es de 1 ml/100 Kg p.v. y se aplica en intervenciones quirúrgicas en vulva, vagina, cola, ano, recto, uretra, partos distócicos, entre otros.
 
La anestesia epidural alta
 
Es de uso local, la dosis es de 10 ml/100 Kg p.v. y se aplica en castraciones, cirugías de pene, de traumas en el tren posterior, entre otras.
 
González señaló que si el animal vuelve a tener contracciones uterinas o siente dolor durante el procedimiento se puede repetir la aplicación de la droga pero no es la misma cantidad inicial.
 
En ese sentido anotó que la epidural se aplica con una aguja de calibre muy delgado en el segmento comprendido entre la primera y segunda vértebra coccígea, ese espacio entre cada vértebra tiene un tamaño de aproximadamente de 2.5 centímetros. 
 
Agregó que al introducir el líquido anestésico es posible que este avance hacia la región craneal según la cantidad que se inyecte.
 
En cuanto a los cuidados que hay que tener, el médico veterinario recomendó que antes de aplicar la epidural se debe rasurar muy bien el pelo de esa zona, aplicar un desinfectante, y posterior a su aplicación se aconseja mantener la cola levantada. 
 
La aplicación de la epidural se puede hacer mientras el animal está de pie en la corraleja, en el embudo o en el establo. Si el procedimiento se hace de manera correcta el bovino no tiene por qué caer al suelo.